Los prestamistas particulares son útiles si es que encontraste un edificio para rehabilitar, donde tendrás que pagar un pequeño precio por tener la propiedad ideal, siendo la casa de tus sueños y cuando los bancos no te dan ese dinero y es que en el momento de la financiación, tu agente hipotecario te dice que las instituciones financieras tradicionales se niegan por X motivos para financiar tu hallazgo.

Prestamistas para hacer tus sueños realidad

Pero no te preocupes, no todo está perdido, puedes optar por la ayuda de un prestamista y es que la relación con un prestamista privado es aquella que se construye con el tiempo, al principio tendrá que mostrar sus credenciales y estar preparados.

Se analizará todo y es que los prestamistas no son tontos, deben asegurarse de que no eres uno de estos pequeños estafadores, saben cuándo un proyecto vale la pena y cuando va a quebrar en cuestión de días. Si no eres una persona responsable con el dinero, no llames a un prestamista particular, ya que te hará quedar muy mal con el resto de los prestamistas.

Al igual que tú, busca el retorno, la mejor manera de hacer crecer el dinero y especialmente de aquellos que le ayudarán a alcanzar sus objetivos, porque es un esfuerzo de equipo. Sin embargo y para asegurarse, el prestamista te pedirá que lo impliques personalmente en el proyecto.

Cuanto más tienes que perder, más te va a prestar

Y es que por lo general requieren la participación de un mínimo del 20% o pago en efectivo, también te pueden pedir que coloques alguna propiedad que ya tengas como garantía.

Los proyectos situados cerca de los grandes centros urbanos tienen una mayor probabilidad de ser financiados y es que para los prestamistas privados o particulares, los edificios cerca de la ciudad por lo general tienen un mayor valor de bienes raíces.

Teniendo en cuenta la densidad de población, el trato será más fácil de vender si le das lo que les gusta. Con el tiempo, la relación va a florecer y llegará a convertirse en una verdadera asociación de beneficio mutuo, el objetivo es que todo el mundo tenga dinero y es que sobre la relación va a ser beneficiosa para todo el mundo, habrá más confianza y se fortalecerá hasta el día en que los prestamistas puedan ser capaz de pagar el 100% del total del proyecto.

Pero antes de llegar allí, tienes que ganarte su confianza

Tu primera transacción puede tomar un poco más de tiempo, pero te dará más confianza, se asentará y todo funcionará como una cadena bien engrasada, a diferencia de los bancos que tienen reglas muy estrictas a seguir, el tedioso proceso de pasar por varios departamentos para consultar, los prestamistas particulares pueden ajustarlos a sus necesidades e individuos específicos en cuestión de horas.

Puedes hacer ofertas día tras día, con la seguridad de tener siempre los fondos para comprar y es que una financiación inmediata y tangible añade mucho peso en las negociaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *