¿Por qué se echa sal en las carreteras cuando hay hielo?

Desde hace bastante tiempo, se ha mantenido una idea, un hábito y una tradición en países con temporadas invernales que ayudan a mantener a raya la nieve y el hielo. Por lo general se utilizan máquinas y vehículos especiales para esto.

¿Cuál es el efecto que tiene la sal?

Pero hace décadas no se contaba con tal tecnología, así que ¿cómo hacía la gente de hace más de 50 años para quitar la nieve de los caminos, carreteras, senderos y demás? La respuesta está en un elemento que todos tenemos en nuestra cocina: La sal.

Seguramente habrás visto o escuchado en películas y series de televisión que la gente suele esparcir sal por los caminos para que esta se derrita. Pero ¿será verdad todo esto? Este es un tema conversacional que hoy te explicaremos con más detalles.

coche en carretera con hielo

Primero de nada tienes que saber que para que exista hielo, la temperatura del agua tiene que alcanzar los 0°C, esto siempre y cuando el agua no posea rastro de sal. Cuando sí lo tiene, para que el agua se congele tiene que estar a -6°C.

Esto quiere decir que el agua salada es más difícil de congelar que el agua dulce. O dicho de otro modo, mientras mayor sea la salinidad del agua, más difícil es que esta se congele.

Es por esta razón que en invierno es más difícil que el mar tienda a formar bloques de hielo, en comparación con los ríos y lagos que tienden a hacerlo con mayor facilidad.

Ahora bien, cuando tienes agua congelada a 0°C y a esta le agregas sal, lo que ocurre a continuación es una reacción en cadena que afecta directamente el punto de congelación del hielo.

De manera que tal efecto lo puedes ver de manera visual al derretirse el hielo justo después de haber agregado la sal. Imagina por un momento que la temperatura ambiental se encuentre por debajo de los -8°C, siendo lo más probable que el hielo no se derrita.

Esto por el simple hecho que la sal no podrá mezclarse del todo bien con el hielo y revertir el proceso de congelación.

Es más, cuando el hielo se encuentra demasiado sólido, la sal no es efectiva en lo más mínimo para derretir. Todo es a causa de que no hay un mínimo de agua que sirva como punto de partida para el descongelamiento.

Proceso que ocurre a nivel químico entre la sal y el hielo

Siendo un poco más técnicos en este proceso, lo que ocurre a nivel químico, es que la Sal (NaCl) y el agua (H2O) se combinan con el agua que se encuentra por debajo de los 0°C y provoca que el hielo se disuelva.

A este proceso se le conoce como punto de congelación y es definida como una propiedad coligativa que posee el agua. Pero claro, esta es una propiedad que va a variar y depende del número de partículas que se encuentren en la sustancia a utilizar.

Cuando se utiliza el cloruro de sodio o la sal en agua, lo que sucede es que al disolverse, se generan dos tipos de partículas diferentes. Una de ellas es el ion de sodio y la otra es el ion de litio, donde cada partícula se genera a partir de cada molécula.

En este sentido, si se tiene un componente que pueda agregar más cantidad de iones al agua, entonces ese componente o sustancia servirá para derretir la nieve o el hielo. Claro que no vas a comprar un producto especialmente para esto, ya que suelen ser caros, y por otro lado, la sal es mucho más fácil y económica de conseguir.

¿Es del todo bueno utilizar sal para derretir la nieve?

La respuesta a esta pregunta, al igual que muchas, va a depender de la situación y ciertos factores. Por ejemplo, si se va a utilizar la sal en una carretera o calle completamente asfaltada con el material que sea, se puede utilizar la sal sin ningún problema.

Ahora bien, el problema aparece cuando se va a utilizar la sal para derretir la nieve, en lugares donde hay plantas, vegetación e incluso animales viviendo. La razón más lógica que te podemos dar, es que el agua que posiblemente contenga altos niveles de sal, no es buena ni para los animales, ni para las plantas.

De hecho, si bien es cierto que este elemento tan simple es efectivo para eliminar la nieve, su uso no solamente afecta a los seres vivos como ya mencionamos, sino que también puede dañar gravemente el concreto y corroer metales que estén expuesto a la solución resultante.

Si quieres un sustituto de la sal, en caso tal de necesitarlo, puedes optar por utilizar urea. Este es uno de los mejores sustitutos de la sal, aun así, sigue siendo igual de dañino para las plantas.

Lo bueno es que lo puedes realizar en zonas donde la temperatura del ambiente está alrededor de los -20°C.

Sin embargo, la opción predilecta ha sido y sigue siendo la sal, y es que por más desventajas que este elemento posea, es algo que se suele utilizar mucho en ambientes fríos y así seguirá siendo por un buen tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *