Para el “ciudadano de a pié”, resulta un tanto curioso que los bancos estén llenos de todo tipo de inmuebles, entre ellos, las llamadas casas de bancos. Muchos se podrán estar preguntando “¿qué hace un banco con tantas casas, si su actividad es financiera?”.

La respuesta ante este justificado interrogante es bastante clara y, si se quiere, sencilla: la crisis económica desatada en 2007, generó el que los clientes no pudieran seguir pagando las cuotas de amortización, ni los intereses causados por los préstamos hipotecarios.

Los bancos: ¿entidades financieras o empresas inmobiliarias?

Si nos detenemos a analizar, un tanto, el título de la presente publicación, en el que se habla de “cómo las consiguen”, pareciese que los bancos hubiesen pretendido, deliberadamente, adquirir toda una serie de casas de bancos y otros tipos de inmuebles.

Sin embargo, no es así por supuesto, dado que los excelentes resultados financieros históricos del sector bancario en España, no hacía el que fuese necesario acudir a otros tipos de operaciones no financieras.

Ahora, de cada diez españoles, nueve se refieren en términos no muy amigables a los bancos, dado el histórico comportamiento de estas entidades, que cobran a sus clientes “hasta por ingresar a sus oficinas”.

Sin embargo, es preciso tener en consideración que estas entidades financieras tampoco podían permitir irse a una posible “quiebra masiva y generalizada”, por el no pago de las obligaciones de sus clientes hipotecarios.

Es más: muchas de estas entidades, conscientes (como el que más) de la compleja situación de la economía española e, incluso, a nivel europeo, accedieron a otorgar prórrogas (más de una, por cliente) y, en otros casos, a refinanciar las deudas de sus clientes.

No es que pretendamos autoatribuirnos el papel de “defensores de oficio” del sector financiero en España, por cuanto es bien cierto que, en muchísimos casos, abusan de su Posición Dominante, en desmedro de los intereses de los clientes o “consumidores financieros”.

Pero, cabe una pregunta ineludible: ¿qué hubiese sucedido con la economía española, si también el sector financiero se hubiese visto inserto en una grave crisis sectorial?

No quedaba más remedio, que hacer efectivas la gran cantidad de hipotecas así, con el tiempo, esta situación les habría de afectar de otra manera.

Es así como, sin pretenderlo, con el paso de los años se vieron enfrentados a un enorme y multimillonario stock de inmuebles de todo tipo, entre ellos, casas, apartamentos, oficinas y demás.

Las casas de bancos y la urgente necesidad de vender el enorme stock

Cualquier “ciudadano desprevenido”, podría pensar que “además de las enormes cantidades de dinero que ganan los bancos, a costa del bolsillo de los usuarios, ahora están llenos de casas, apartamentos, oficinas y otros inmuebles”.

Para quien no cuenta con las más elementales nociones en economía y finanzas, pareciese que se trata de “más riqueza adicional, en medio de la opulencia preexistente”.

Nada más lejos de la realidad. Para los bancos y las entidades financieras, en general, el hecho de disponer de un enorme stock de inmuebles, es un verdadero problema.

Se trata, palabras más palabras menos, de un capital improductivo. Es posible que, en unos pocos casos, estas casas de bancos aumenten de precio, por el solo hecho del paso del tiempo.

Sin embargo, esos aumentos de valor no son más que “una ilusión”, dado que son el reflejo de la inflación que, a su vez, es otra de las consecuencias de la crisis económica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *