¿Es peligrosa una sobretensión para las personas?

Rate this post

Una sobretensión en el sistema eléctrico ocurre por varias circunstancias. Puede ocurrir por el impacto de un rayo directo o en las proximidades, puede surgir por culpa el mal estado de la línea eléctrica o por otros motivos.

Una sobretensión no es más que un pico de tensión, mayoritariamente de corta durada, que si no se protege se perpetua por el sistema eléctrico hasta llegar a los dispositivos conectados a esa red provocando serios daños, inhabilitaciones inmediatas o incluso en el peor de los casos destrucción del dispositivo.

Esto hace obvio el peligro que puede suponer para las personas que estén cerca del sistema eléctrico o de los dispositivos enchufados a la red afectada. Estar manipulando una máquina que recibe una sobretensión en ese momento es claramente un peligro para la persona, ja que un pico de tensión potente puede volver la maquina un conductor de electricidad muy peligroso.

Un ejemplo muy claro son los ya tradicionales teléfonos con cable, estar hablado utilizándolos cerca de la cara o cogiéndolos con las manos cuando se produce una sobretensión es un peligro real para la persona de ser seriamente electrocutada.

Los recubrimientos de los cables y otros aislantes eléctricos dejan de tener su efecto protector en altos niveles de tensión, a partir de los 750-1000 voltios pasan a ser conductores, exponiendo a la persona que este interactuando con ellos el siguiente sitio donde pasara la electricidad.

Dependiendo de los amperios que reciba la persona en cuestión y la ruta que tenga la electricidad por su cuerpo, puede quedarse en solo un susto o puede sufrir daños que la normativa IEC 62713 especifica:

  • Quemaduras internas y externas.
  • Daños en el corazón, infarto, fibrilación, etc.
  • Daños cerebrales, fallos del sistema nervioso, amnesia, cambios de personalidad, etc.
  • Problemas respiratorios, apneas, edema pulmonar, etc.
  • Fracturas en los huesos, contusiones, etc.
  • Daños en los ojos.
  • Daños en las orejas.

Por lo tanto, que evidencia de que las sobretensiones provocan grandes daños materiales allí donde se producen, pero también pueden llegar a provocar grandes daños a las personas que se encuentran en la ubicación. Siendo así necesario incluso imprescindible tener instalados protectores de sobretensiones de calidad que cumplan la normativa vigente para garantizar la seguridad y la tranquilidad de las personas.

Una inversión en los protectores puede ahorrar mucho dinero en dispositivos y ahorrar también grandes disgustos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *