¿Cómo ahorrar en calefacción?

En tiempos en los que el frío se apodera de nuestros hogares, lo primero que pensamos es en no reparar en gastos con tal de sentirnos bien calientes. Pero esto, además de un inconveniente para el medio ambiente también puede significar mucho dinero derrochado.

Consejos para ahorrar en calefacción

Para que eso no te pase, en este artículo te daremos algunos consejos para que ahorres en calefacción, sin que esto signifique que estés en tu casa sufriendo el frio.

Utiliza el termostato

  • Solemos poner la calefacción de todas las habitaciones de nuestro hogar a un nivel máximo por el frío que sentimos, y no nos damos cuenta de que, una vez que el ambiente ya logró estar en la temperatura que nos hace sentir cómodos, no hace falta que esta continúe irradiando calor con la misma intensidad.
  • Es por esto que una de las recomendaciones más útiles para ahorrar energía calórica es utilizar el termostato, para regular la temperatura acorde al frío que sentimos.
  • Controlar el nivel de calor será también controlar el nivel de energía que estés utilizando, pudiendo llegar a derrochar hasta casi un 10 por ciento menos de energía por cada grado que decidas bajar en tu sistema de calefacción.
  • El termostato programable es una de las herramientas que te permite generar este tipo de ahorros, que puede llegar a ser de unos 60 euros anuales.

Coloca aislamientos

  • Uno de los principales problemas a la hora de utilizar la calefacción y sentir que esta no rinde lo suficiente como para mantener la casa caliente, es el hecho de que todo ese calor que irradia nuestro sistema de calefacción, se está fugando por alguna parte que no se encuentra lo suficientemente aislada.
  • Esto se debe específicamente a que todas las aberturas de la casa no tiene el estancamiento adecuado y esto se puede deber a que son demasiado viejas o están hechas de un material que permite demasiada transferencia térmica.
  • Es por eso que invertir en unas buenas ventanas o en puertas que logren el aislamiento necesario puede llegar a ser de gran ayuda para reducir el porcentaje de pérdida que ocasionan los espacios por los que la calefacción se pierde a la intemperie.
  • Aunque esto puede significarte una inversión inicial, la colocación de cerramientos nuevos, con perfiles en PVC que rompen la diferencia térmica, pueden ser una de las opciones más viables para que termines ahorrando energía en la calefacción.
  • En el caso de que no puedas hacer esto, deberás tratar de solucionar esto tapando esos huecos con diferentes materiales, como la silicona o los burletes, entre otros mecanismos aislantes.

No utilices todos los radiadores

  • El sistema de radiadores suele darnos calor a todos los ambientes de la casa y es cierto que en muchas oportunidades estos no están completamente en uso. Es por eso que lo conveniente sería cerrar algunos radiadores de habitaciones que se encuentran en desuso para lograr un ahorro importante en energía.
  • No decimos que tengas que sufrir el frío en determinadas partes de la casa, pero muchas veces, cuando estamos en la cocina, en la sala de estar o en cualquier otra parte de la planta baja de la casa, no estamos utilizando nada de la parte alta y todo ese calor que emanan los radiadores está siendo disfrutado por nadie.
  • Estar atentos a esos espacios que no se están utilizando y cerrar los radiadores significará un importante ahorro de energía cuando lleguen las facturas a nuestro hogar.

¿Cómo te vistes en casa?

  • Generalmente, cuando el frío es muy importante afuera, tendemos a poner la calefacción en los niveles más altos y una vez que llegamos a nuestro hogar, casi que nos desvestimos completamente y disfrutamos del calor irradiado por nuestro sistema de calefacción. Pero esto no es precisamente lo correcto.
  • No hace falta que los ambientes estén a una temperatura tan elevada si en vez de utilizar la calefacción tan fuerte utilizamos alguna ropa de abrigo también dentro de nuestro hogar.
  • De esta manera seguramente en algún momento nos demos cuenta de que debemos subir la temperatura desde el termostato de nuestra calefacción y de esta manera ahorraremos energía.
  • Utiliza ropa de lana, que al mismo tiempo que es muy abrigada, nos da una sensación de comodidad que es la que queremos sentir cuando llegamos a nuestros hogares.

Apaga la calefacción cuando no estés

  • Existe un pensamiento común que en realidad forma parte más de la mitología que de la realidad de los hechos, que es que manteniendo la calefacción encendida, se gasta menos energía que si se prende y se apaga. Nada más lejano a esa locura.
  • Siempre que puedes apagar la calefacción esto significará un ahorro considerable para la energía y ese pico de gasto que significaría apagarla y volver a prendera no significará casi nada en realidad para la factura mensual.

Utiliza paneles reflectantes

  • Una estrategia muy utilizada es la instalación de paneles reflectantes del calor emitido por los radiadores, en la cercanía de estos. Es increíble la sensación de mayor irradiación de calor que sentirás y eso te permitirá bajar en varios grados la intensidad de tu calefacción.
  • Esto puede significar un ahorro para ti de entre un 10 y un 20 por ciento de energía, por lo que sin dudas te será conveniente al momento de pagar la factura.

Estos son los mejores métodos para que en épocas de frío no se te vaya todo el presupuesto de tu hogar en la energía que gastas para mantener tu casa caliente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *