Alquiler de motos eléctricas por minutos

La moto eléctrica quiere circular por Barcelona. Además, lo quiere hacer con un sistema de alquiler de vehículos por minuto, el que también tiene que servir para reducir de la carretera el número de coches que recorren la ciudad en trayectos de menos de un cuarto temprano.

La encargada de ponerlo en marcha es eCooltra, una start-up que moderniza el servicio que ya ofrecía a través de Cooltra, una empresa de alquiler de motocicletas de combustión. “La compañía veía que había que innovar y ampliar la cartera de clientes, así que pensamos en el modelo eléctrico y a ofrecer un renting más flexible”, explica el CEO del proyecto, Tomàs Megía.

El servicio se gestionará con una aplicación móvil que marcará sobre el mapa donde hay scooters disponibles y qué es el estado de las baterías. Estas son intercambiables, el que hace que el conductor no tenga que depender de los puntos de carga, como tampoco de estaciones concretas donde aparcar, puesto que la scooter se puede dejar en cualquier lugar dentro de una zona que han delimitado en la ciudad.

Un modelo sostenible y económico

Más allá de las premisas empresariales, detrás eCooltra hay también el objetivo de hacer su contribución al medio ambiente. Según sus cálculos, la puesta en marcha de 1.000 scooters eléctricas supone un ahorro de más de 700.000 litros de gasolina y de cerca de 350 toneladas de emisiones de CO2; cómo también un importante alivio al bolsillo de quienes se plantean adquirir una moto para hacer estos pequeños trayectos.

En la fase de pruebas y lanzamiento que harán este mes de marzo, se presentan con una tarifa estándar para particulares de 0,24 céntimos por minuto, mientras que las empresas pueden tener un plan personalizado. Dentro de los precios pautados, ha incluida un seguro en todo riesgo que varía según si se escoge la tarifa básica o se paga un complemento por minuto.

En el lanzamiento, prevén salir con 250 scooters en Barcelona, pero quieren ampliar la flota a lo largo del 2016 para consolidarse y traer el servicio en Madrid, París y Milà, donde Cooltra ya tiene oficinas. Y no se trata de unos plazos ambiciosos, según Megías, quienes detalla que Burger King y Just Eat ya usan sus scooters eléctricas para hacer los pedidos a domicilio.

Trayectos cortos en horas de trabajo

El cliente business es el target potencial del negocio, a pesar de que no dejan de lado los particulares. “Principalmente, tenemos mucho cuento la rotación, es decir, cuántos viajes hace una moto por día”, señala Megía, “esto nos trae a comprarnos con el Bicing”. “La pretensión que tenemos es sustituir los usos cortos del vehículo privado, queremos que la moto compartida equivalga a 10 vehículos de propiedad privada”, añade sobre los objetivos del negocio.

Sobre el servicio más concreto para empresas, el CEO considera que eCooltra es, además de sostenible, una buena manera porque las cabezas controlen los costes y los desplazamientos de sus trabajadores.

En cuanto a los requisitos para utilizar una scooter eléctrica, el principal es tener 18 años y carné de conducir. Sin embargo, la compañía también tiene en cuenta si el conductor tiene multas y controla en todos los trayectos si hay algún daño o mal comportamiento con la scooter.

Hacer pedagogía para crecer

Si hay una empresa en la cual se emmirallen, esta es la norteamericana Caro2Go. En sólo dos meses de actividad en Madrid, Megías subraya que han llegado a 30.000 usuarios, el que lo trae a decir que tienen entre manso un proyecto viable. El único handicap, cruz, es el desconocimiento: “Es un nuevo modelo de moverse que hay que explicar. Sabemos, pero, que cuando se prueba gusta y que hay un boca-oreja importante”.

Hasta entonces, el equipo de eCooltra consta de 10 personas, pero las previsiones de crecer rápidamente al extranjero harán que la plantilla también aumente en poco tiempo y que la facturación del 2016 ronde el millón y medio de euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *